Las graves acusaciones de Rayen Araya contra los hermanos Mosciatti tras ser despedida de Radio Bio Bio


Recordó el proceso de sindicalización que se vivió.

Graves acusaciones realizó la periodista, Rayen Araya, en una demanda laboral interpuesta durante el mes de diciembre del año pasado luego de ser despedida de Radio Bio Bio el 7 del mismo mes. En ellas asegura que existen malos tratos y que se trató de eliminar el sindicato con malas prácticas.

La acción judicial fue interpuesta en el 1° Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago y en ella relata que “En diciembre de 2011 recibo la propuesta de Radio Bío Bío para unirme a su medio. Mi primer contacto con la empresa fue con el Sr. Juan Navarrete, quien a pesar de no declarar jamás cuál era su cargo en la radio, en la práctica hacía las  veces de encargado de recursos humanos de los periodistas y rostros de la radio y en tal condición asume la tarea de intermediario entre la dirección del medio a cargo de Tomas Mosciatti y cualquier figura/locutor que estuviera al aire”.

 Agregando que “En esa misma fecha, 5 de marzo del 2012, inicio relación bajo vínculo de subordinación y dependencia, sin escriturar contrato de trabajo, desempeñándome en informalidad laboral. Para ese momento, mi hija tenía un mes y siete días de vida, por lo que la radio me comunica que no podrían contratarme puesto que no asumirían las responsabilidades derivadas de las normas de protección a la maternidad, pidiéndome que emita facturas para efectos de recibir mi remuneración. Accedo a esta exigencia dada mi necesidad de trabajar, más aún como reciente madre. En ese momento no tenía otras ofertas de trabajo y desconocía la habitualidad de este tipo de prácticas con mujeres embarazada, al interior de la empresa”.A su vez sostiene que la remuneración a la fecha del despido ascendía a la suma de $3.028.919. Señalando que “En agosto de 2012, habiendo terminado el período contemplado en el postnatal -que no usé dada mi necesidad de trabajar- finalmente se escrituró mi contrato de trabajo. Tanto mi remuneración como mis obligaciones consignadas en el documento escrito, fueron las mismas desde que ingresé en marzo de 2012, y por los siguientes tres años”.

Pero también la profesional pone énfasis en un proceso interno que se vivió al interior de la emisora. “Desde ese espacio de trabajo vi cómo se desarrolló el intento de sindicalización de los trabajadores de la radio, instancia de la que no participé en atención a mi cercanía con la jefatura a cargo de Tomás Mosciatti y Nibaldo Mosciatti (dueños del medio) y la posición de mi trabajo al aire, lo que en los medios generalmente es considerado un conflicto de interés. A los trabajadores se les instó a dejar el sindicato, se efectuaron despidos masivos de quienes estaban sindicalizados y se negociaron alzas de salarios individualmente a quienes dejaran el sindicato, como ocurrió con la señorita María José Calderón, periodista, a quien se le ofreció un aumento de sueldo si renunciaba a su sindicalización. Así, el intento de sindicalización de Radio Bío Bío, terminó sin éxito y el sindicato se desarmó al poco tiempo de materializados los despidos en septiembre de 2012”, comentó.

Su vez indica que existe una gran rotación en la radio, principalmente de mujeres. “Entre quienes dejaban la radio con mayor frecuencia había principalmente mujeres, entre quienes estaba instalada la sensación de inseguridad frente al puesto de trabajo (porque podrían ser fácilmente reemplazas por alguien “en práctica”), razón principal por la que la tasa de embarazos es de sumo baja, pues se asumía que sería causal de despido o camino a eso indefectiblemente”, sostuvo.

En un momento relató que su equipo de trabajo de Expreso Bio Bio, programa del que fue conductora una vez que la decidieron sacar de Radiograma, no estaba contenta con ella. Dentro de los cuales se encontraba Álvaro Escobar, quien le había descartado la situación, y quien habría tenido un altercado con Mauro Mosciatti.

Una vez que vuelve de su post natal acusa que se le comenzó a hostigar para que se fuera, le propone otras funciones y finalmente el 7 de diciembre es despedida de manera verbal, sin ninguna carta ni finiquito y donde Tomás Mosciatti le habría manifestado que se debía a “una decisión íntima y personal”.

Antes de esto relata es citada todos los viernes para que manifestara cuando se iría de la radio, y además argumenta que no se habría cumplido un compromiso de igualdad de sueldo con Escobar, quien plantea realizaba menos labores que ella.

En conversación con El Filtrador la profesional confirmó la demanda, pero afirmó que por razones de privacidad no podía entregar detalles por lo que se encuentra a la espera del veredicto.