Nuevo decreto del Mineduc elimina la repitencia automática y la eximición de ramos


La normativa, que fue aprobada por el CNED y entraría en vigencia en 2019, implica que se deberá evaluar caso a caso si se impide a un estudiante pasar de curso y que ningún alumno podrá evitar tener clases de materias.


Es un cambio muy relevante en el panorama de los colegios chilenos. Este viernes, el Ministerio de Educación informó que el Consejo Nacional de Educación aprobó el decreto que elimina a partir de 2019 la repitencia automática de los alumnos y la eximición de ramos.

“De acuerdo a la evidencia, se indica que la repitencia suele tener más efectos negativos que positivos, tanto para el desarrollo como para el aprendizaje de los y las estudiantes, afectando aspectos socioemocionales y aumentando las probabilidades de ausentismo y deserción”, señaló el Mineduc en su sitio web. “Al respecto, el nuevo decreto promueve el tránsito desde la repitencia automática -modelo actual en Chile, en que a partir del no cumplimiento de ciertas reglas fijas el o la estudiante repite directamente- a un modelo en el que el proceso de toma de decisión de promoción o repitencia es un análisis colectivo e integral de cada caso, en que la repitencia es entendida como medida excepcional y en que el centro está en proveer el mejor acompañamiento posible a los y las estudiantes que hayan tenido mayores dificultades”.

Con respecto a las eximiciones, el ministerio indicó que “en atención a la diversidad y el resguardo del derecho a la educación, se elimina la eximición de asignaturas o módulos, puesto que se estima que esta medida deja a la o el estudiante sin participación en las oportunidades de aprendizaje y evaluación en el área del cual es eximida o eximido. Así, la eximición se considera una respuesta inadecuada frente a dificultades de las y los estudiantes, lo cual puede reemplazarse por adaptaciones o adecuaciones de sus oportunidades de aprendizaje y evaluación”.

Según señaló el Mineduc, durante este año se entregará a los establecimientos “orientaciones y recursos de apoyo que faciliten abordar las innovaciones que propone el decreto, con el fin de fortalecer las prácticas evaluativas que se desarrollan al interior de las comunidades educativas y los procesos de toma de decisiones relativos a la promoción de los y las estudiantes”, con el fin de que todos tengan para 2019 un reglamento de evaluación alineado con la nueva normativa.

Fuente: La Tercera.