Podemos, homólogo del Frente Amplio, propone expropiar las viviendas vacías de particulares


El partido de Pablo Iglesias -quien es amigo de Boric y Jackson- plantea sancionar e incluso expropiar a los particulares que posean un determinado número de viviendas vacías.

Hasta ahora lo negaban, pero la verdad, finalmente, acaba saliendo a la luz. El programa electoral con el que Podemos concurrió a las pasadas elecciones europeas incluía la propuesta de expropiar viviendas vacías, tanto de entidades financieras como de particulares, sin distinción, así como legalizar la okupación de pisos.

Sin embargo, desde entonces, el partido de Pablo Iglesias se ha cuidado mucho a la hora de detallar este tipo de medidas, debido, probablemente, al lógico rechazo que podría generar entre buena parte de la población, ya que la mayoría de españoles es propietaria de viviendas -este activo constituye la principal riqueza patrimonial de las familias españolas-.

De hecho, Podemos ha llegado incluso a negar la mayor. Hasta ahora, su cúpula insistía en que la figura de la expropiación forzosa tan sólo la reservaba para los pisos vacíos en manos de entidades financieras, con el fin de crear un parque público de viviendas, excluyendo en todo caso a los particulares.

Pero ahora, meses después, descubren sus verdaderas intenciones. Podemos acaba de admitir que una de sus medidas económicas estrella de cara a los próximas elecciones consistirá en sancionar a los propietarios de pisos vacíos, obligándoles a ofrecer sus inmuebles en “alquiler social” -con un precio inferior al del mercado- bajo la amenaza directa de expropiación.

Podemos celebra este lunes y martes en el Círculo de Bellas Artes de Madrid unas jornadas para debatir la elaboración de su “Plan de Rescate Ciudadano”. En unas conferencias, que están siendo un auténtico fracaso de convocatoria, el partido de Iglesias está dando a conocer algunas de sus “propuestas estrella”. El lunes por la tarde, en la mesa que analizaban propuestas sobre vivienda, su secretario de Relaciones con la Sociedad Civil, Rafael Mayoral, avanzó una de ellas, que “considera urgente”.

Mayoral explicó que Podemos va a plantear “la paralización de todos los desalojos de familias que no tengan alternativa habitacional”, pero, al mismo tiempo, señaló que su intención a largo plazo es la aprobación de una “Ley Orgánica de derecho a la vivienda” que contemple medidas para aumentar “el parque público de alquiler social”.

Según Mayoral, esta Ley Orgánica se centraría en lo que llamó los “grandes tenedores”, propietarios de más de diez viviendas vacías. Con ellos, señaló, se establecería un “diálogo” para que acepten, a través de un convenio, introducir estas propiedades en el circuito de alquiler. En el caso de que no se llegue a un acuerdo, su ley permitiría al Estado presionar con sanciones económicas y, en última instancia, con la “cesión obligatoria”, es decir, la expropiación, de viviendas para alquiler social. “Sólo si no hay acuerdo con el tenedor”, ha insistido Mayoral, que no quiso mentar la palabra “expropiación”.

El dirigente de Podemos detalló también que este régimen de “alquiler social” implicaría que las familias beneficiarias dedicasen, como máximo, “el 30% de sus ingresos” mensuales a la renta, e incluiría medidas como la dación en pago.

Sanciones, expropiación y ‘okupación’

Esta propuesta va en línea con las políticas de vivienda que incluyó Podemos en su programa electoral para las europeas. Dicho documento recogía, entre otras medidas, las siguientes.

  • Creación de un parque de viviendas públicas y de alquiler social.
  • Incorporación de las viviendas vacías al parque público, gravando con impuestos los inmuebles vacíos no ofrecidos en alquiler social.

Su programa hablaba de “pisos vacíos” en general, incluyendo los que pertenecen a particulares y al resto de empresas e instituciones. Se trataba, por tanto, de una expropiación indirecta de viviendas privadas, ya que, o bien los propietarios les dan uso de forma forzosa (residiendo en ellas o alquilándolas) o pasarían a formar parte de un nuevo “parque público” por el que recibirían una renta muy inferior al precio de mercado (“alquiler social”).

En caso de no ofrecer sus inmuebles en “alquiler social”, el propietario sería castigado con el pago de nuevos impuestos sobre dicha vivienda vacía. No por casualidad, Podemos defiendía también la siguiente medida:

  • Actualización de los padrones y Registros de la propiedad vinculados a los servicios de agua, gas y electricidad para conocer el uso de las viviendas y para crear un Registro de Viviendas Desocupadas. Adopción de impuestos directos progresivos sobre las viviendas en propiedad que no sean principales y estén infrautilizadas.

Ahora, además de dichas sanciones, Podemos amenaza con la expropiación directa de dichos inmuebles en manos de particulares. Aunque, por el momento, limitan esta opción a los grandes propietarios -con más de diez pisos vacíos-, una vez abierta la puerta de la expropiación a particulares, nada impediría modificar ese umbral, extendiendo así la confiscación de activos a muchos más propietarios.

Por último, el citado programa para las europeas también planteaba legalizar la okupación de pisos.

  • Despenalización de la ocupación por parte de familias o personas en situación de vulnerabilidad o sin techo de viviendas vacías pertenecientes a bancos y cajas intervenidos o rescatados, o de viviendas vacías durante más de un año de inmobiliarias y promotoras.