El economista Schmidt-Hebbel dice que Piñera recibirá un país que pasó por otro terremoto: “el segundo gobierno de Bachelet”


Klaus Schmidt-Hebbel es un economista que fue jefe de la OCDE, además es académico en la PUC. Trabajó en la campaña electoral de Sebastián Piñera, aunque es explica que hay desafíos bastante grandes que superar para el gobierno que viene, como reducir el gasto público y el despilfarro estatal, como el déficit fiscal que dejó el gobierno de Bachelet.
En una entrevista para La Tercera, el economista abordó distintos temas, en especial el arribo del gobierno de Piñera y las expectativas que tiene sobre lo que se viene en él.
“Felipe Larraín, estimo que entre todos los candidatos chilenos a ministro de Hacienda, que hay en el país o en el exterior, él es por lejos el más idóneo y preparado para el cargo. Ya lo hizo muy bien en 2010-2014 y lo hará brillantemente de nuevo” explicó.

Al preguntársele por el estado en que se recibe la economía, dijo que “En una situación muy difícil. Así como en marzo de 2010 Piñera recibió un país con enormes retos de recuperación poscrisis 2008-2009 y de reconstrucción posterremoto 2010, en este caso recibe un país que pasó por otro terremoto, que fue el segundo gobierno de Michelle Bachelet”.

“En lo estrictamente vinculado a Hacienda, recibe un país que está en una senda fiscal que es insostenible desde el punto de vista financiero. Por responsabilidad directa de la gestión fiscal de los señores (Alberto) Arenas, (Rodrigo) Valdés y (Nicolás) Eyzaguirre, estamos en una senda insostenible de crecimiento continuo del endeudamiento público, transitando desde velocidades bajas a velocidades preocupantemente altas. Y por tanto el primer gran reto que enfrenta Larraín es reestablecer las bases de una política fiscal tal que Chile vuelva a una senda sostenible de deuda. Eso significa conducir una política fiscal tal, que los déficits efectivos del sector público vayan disminuyendo en los siguientes cuatro años, hasta alcanzar la estabilidad en la relación de deuda pública a PIB” agregó.

Con respecto a cómo ve que se desempeñará la economía este año, agregó finalmente que “Los analistas externos y locales proyectan un crecimiento de entre 3% (el FMI) y 4% (los locales más optimistas) para este año 2018. Creo que será difícil duplicar inmediatamente el magro crecimiento promedio de 1,9% anual al cual languideció el país bajo Bachelet II. La gran tarea de este gobierno será sentar las bases para lograr nuevamente un crecimiento sostenible y tendencial de 3,5% o más para nuestro país. Creo que Chile puede lograrlo en esta segunda administración del Presidente Piñera”.